Dating asian men site iitalia

Cuando el amigo fue a buscar al marido éste le preguntó: Respondió el amigo que era de su misma opinión, y que si no hubiera temido la llegada del día se hubiera quedado allí. Al día siguiente, al levantarse el marido, vio el anillo que su amigo llevaba en el dedo, igual completamente al que él había entregado a su mujer en señal de matrimonio, y le preguntó quién se lo había dado.

dating asian men site iitalia-9

Hizo esta promesa, y cuando llegó la hora, el señor fue a acostarse con la doncella como él esperaba.

Pero su mujer, que había renunciado a la autoridad y a mandar por el placer de servir, se puso en lugar de la doncella y recibió a su marido, no como esposa, sino como joven extrañada, y tan bien lo fingió que su marido no se dio cuenta.

El marido, al verla de tan buen talante, pensó: -¡Oh, el más malvado de todos los hombres! Pensasteis que fue mi doncella, por cuyo amor habéis malgastado el doble de los bienes que habéis gastado en mí.

Pues la primera vez que habéis venido a acostaros os he juzgado tan enamorado de ella que era imposible pensar en más.

These cookies are essential for the technical operation of and proper functioning of our site and enable you to register and login, to easily move around our site, and to access secure areas.

Without these cookies our site won't function properly.

Hora es, marido mío, de corregiros y conformaros conmigo, sabiendo que os pertenezco y que soy una mujer de bien, seguro de que no soy una malvada.

Lo que he hecho no ha sido más que para sacaros de un mal paso, para que a la vejez vivamos en buena amistad y reposo de conciencia.

Tenía este hombre un vecino con quien le unía tal amistad que ya lo habían compartido todo, excepto la mujer.

El nombre de su vecino era Sandras y su oficio costurero y sillero.

Click on the different cookie headings to find out more about the types of cookies we use on this site and to change your settings.

Tags: , ,